lunes, 2 de enero de 2017

De relaciones tóxicas y novelas románticas


Antes de empezar a desvariar, quiero pedir disculpas por mi larga ausencia en el blog. Si en las redes sociales estoy día a día, aquí hace ya siglos que no publico. Algo que quiero cambiar. No solo para hablaros de mis novelas o las próximas novedades, sino porque quiero que este sea mi pequeño rinconcito para iros contando las locuras que me pasan por la mente. Si en algún momento queréis que hable de algo o sentís curiosidad por un determinado tema, no dudéis en escribirme y hacérmelo saber.


A lo que iba: las relaciones tóxicas. Es un tema muy delicado y muy extenso, pero al hilo de la publicación de No me quieres, no te quiero comencé a recibir muchos emails y mensajes de chicas que habían pasado —o incluso estaban pasando— por algo similar a lo que le ocurre a Tessa en la novela. No han sido pocas las que me han confesado pequeños trocitos de sus vidas y sus experiencias, haciéndome partícipes de ello. La verdad es que esa confianza me ha abrumado bastante, al fin y al cabo, no soy más que una desconocida para ellas. Sin embargo, he contestado cada uno de los mensajes que me ha llegado y he tratado de ayudarles de la mejor manera posible.

Los que habéis leído la novela sabéis que la relación entre Tessa y Alex no es una relación ni normal ni mucho menos sana. Más bien diría que es enfermiza en muchísimas ocasiones. Cuando me planteé cómo contar su historia tenía muy claro que no iba a adornarla, no iba a maquillar nada, ni lo bueno ni lo malo; por regla general, también hay cosas buenas, no creáis, y esas suelen ser tan buenas que son las que hacen que te mantengas enganchada —entre otras razones— a pesar de lo mal que se llega a pasar. No pretendo dar ningún tipo de lección sobre este tema, no soy ninguna experta, pero sí me gustaría decir algunas cosas al respecto, aunque solo sea desde la perspectiva de alguien que sabe lo que es una relación tóxica de primera mano. Por eso me pareció lo más justo contar la historia de Tessa de la forma en que está contada. He leído opiniones en las que se decía que esta era una apuesta arriesgada por mi parte y seguramente lo haya sido. No es un historia romántica al uso, pero la realidad es que las historias de amor no siempre terminan bien y no todo es de color de rosa.


Que conste que yo soy una enamorada de esas novelas en las que el protagonista es un poco macarra y saca a la protagonista de quicio, e incluso en las que la hace sufrir un poquito, o ella a él. ¡Me encantan los tira y afloja! ¡Me dan la vida! Más de uno de mis chicos comienza siendo arrogante, vanidoso... (algo cabrón, si me permitís el lenguaje). Algunos, como Stone de Fuego y Espinas, incluso termina siéndolo también al final de la historia. Si bien, creo que ninguno llega a traspasar ciertos límites... Ninguno salvo Álex, claro está.

Entendemos que esto es literatura, es decir, ficción, y como tal hay que tomárselo. Soy de las que piensa que no hay nada de malo en mostrar diversos tipos de relaciones con distintas dinámicas de pareja, siempre que luego la catalogación se adecue a la edad del público al que va dirigido. Todos conoceréis el caso de After, que tiene tantos defensores como detractores. Confieso que yo solo me he leído el primer volumen y sobre todo porque quería tener una opinión propia al respecto. El caso es que, después de leerlo, no entendí demasiado a qué venía tanta polémica, es decir, sí, el protagonista hace y deshace con la protagonista como le da la gana, pero he visto protagonistas muchísimo más bestias que este y no han dado lugar al lio que se ha montado con esta saga. ¿Cuál es el problema de fondo? Que estos libros salieron a la venta etiquetados como juvenil, algo en lo que sí que no estoy de acuerdo. Son novelas New Adult, destinadas a un público algo mayor y que, por tanto, se le supone la madurez suficiente como para comprender que es mera ficción. Porque el caso es que la novela engancha e incluso te arranca algún que otro suspiro, pero yo no es que me vaya a poner a buscar a un Hardin en mi vida después de leerlas. Claro que yo ya he pasado el umbral de los treinta y tengo ciertas experiencias a mis espaldas que me hacen discernir entre lo que me puede atraer en la ficción y lo que quiero en la realidad.





Está claro que en toda novela romántica siempre hay obstáculos que los protagonistas han de vencer para llegar a estar juntos, que a veces uno de los dos (o los dos) no desean un compromiso y, por tanto, eso dificulta la relación, que otras él o ella cambian de chico/a como de camisa, tienen un trauma, no saben lo que es amar a alguien, son egoístas... y un largo etcétera. Pero al final, las dificultades se vencen y ambos se dan cuenta que están hechos el uno para el otro. ¿Y qué pasa si no hay redención posible? ¿Tiene que haberla siempre? ¿Se puede perdonar todo? Pues bien, os diría que en la ficción casi, casi es así (aunque del autor depende el darle credibilidad), pero para mí no ocurre de igual manera en la realidad. Hay límites que no se deben cruzar y hay cosas que no se deben aguantar. En ocasiones, hay que saber hacerse a un lado y apartar de nosotros lo que nos hace daño. No creáis que por eso sois menos valientes u os estáis rindiendo. No creáis que vuestro amor hacia una persona puede medirse por las veces que lo perdonáis. Os aseguro que la persona que de verdad os quiera nunca os pondrá en esa coyuntura. Sé que me estoy poniendo un poco en modo consultorio romántico, pero nada más lejos de mi intención.

Con la salida de Si me dejas quererte, el desenlace de No me quieres, no te quiero, el día 24 de octubre del año pasado, se cerró para mí una etapa muy importante. Esta bilogía es, sin duda, una de las obras que más se lleva de mí, y estoy orgullosa de haberla podido compartir con vosotros. No me quiero despedir sin dar las gracias de nuevo a todas esas personas que me han mostrado un poco de sí mismas y, como no, también a todos los que me leéis. ¡Gracias!

10 comentarios:

  1. Hola preciosa.
    No me quieres no te quiero me encanto. Yo creo que esa historia es ideal para que mucha gente se vea reflejada en si su relacion es sana o toxica. Muchas veces no somos conscientes de ello nosotros mismo, aunque si lo sean los que estan alrededor. Por eso me parece perfecta en ese sentido porque puede ser un reflejo para muchas personas.
    Si me dejas quererte no me gusto tanto, esperaba otra cosa la verdad pero ha sido un buen desenlace para la pareja.
    En cuanto a lo que comentas.... hardin... me encanto esa saga y mira que es super mega toxica pero tambien es una buena referencia para pensar si realmente te merece la pena aguantarlo todo. Tu que solo te leiste el primer tomo... ni te imaginas las perrerias que le hace pero es que termina los libros y ellos siguen juntos hasta el final y aun asi su relacion siempre va ser toxica. Pero bueno. Yo tambien creo que se han equivocado a la hora de catalogarlo, new adult se nota.
    Como te dicho para mi No me quieres, no te quiero fue increible

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte y comentar, Cristina. Eso creo yo, que puede ser una buena manera para enfrentarse a cosas que "no vemos" o más bien que no queremos ver. He recibido muchísimos mensajes de chicas que habían pasado por algo así, es mucho más frecuente de lo que pensamos. Quería una historia "real" y mostrar de otra forma este tipo de relaciones.
      Me alegra que te gustase, aunque la segunda parte no te acabara de convencer. Mil gracias por leerme. ¡Un beso!

      Eliminar
  2. Hola Victoria!
    Me ha encantado todo lo que has escrito.
    Fue un placer leer la bilogía "Quiéreme" y que por fin una protagonista hiciera una buena elección, como es nuestro amado Zac.
    Gracias por hacernos salir del mito de los chicos malos!
    Un besazo enorme guapa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un beso, Alba. Gracias por pasarte y comentar <3

      Eliminar
  3. ¡Hola, Victoria!

    He visto tu enlace en Twitter y no he podido resistirme a entrar para leerte. Parece mentira, pero hay gente que todavía cree en la novela romántica en su pura esencia. Gracias por tus palabras. Las etiquetas, los tópicos y la toxicidad de algunas historias son un gran peligro para entender el amor.

    Gracias, otra vez, por decirnos todo esto.
    Creo que es necesario no confundir la idea del amor con obsesión y posesión.

    ¡Un saludo y buen fin de semana!

    ¡Me quedo por aquí!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte y comentar, Santiago. Creo que a veces la línea que separa lo que es amor y preocupación por alguien de lo que es querer controlar o "poseer" a alguien se difumina mucho. Hay que tener cuidado con según qué comportamientos, aunque te aseguro que a veces es realmente complicado. Espero que la historia de Tessa pueda servir en parte para ayudar a verlo desde fuera.

      Un saludo.

      Eliminar
  4. Hola Victoria!
    Opino lo mismo que tu, me gusta el tipo de relaciones que tu dices en la novela romåntica pero tengo claro que ese tipo de relación no es sana, y desde luego solo se puede permitir en la ficción.
    Al igual que tu, creo que los libros tipo After ( no lo he leído, lo empecé pero no me engancho) por lo que me han contado de él no tendría que estar catalogado como juvenil, un lector más adulto tiene la suficiente madurez para saber que ese tipo de amor solo se sostiene en la ficción, nunca en la vida real... para ellos no hay un final feliz.
    Tengo Fuego y Espinas en la pila de pendientes, sospecho que Stone me va a dar momentos de gloria jejeje
    Una entrada genial.
    Besos
    Sonia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí el mayor problema es ese, que lo esté leyendo un público al que en realidad no debería estar dirigido. Como dices, la madurez nos permite separar realidad y ficción, lo sano de lo enfermizo...
      Pues ya que mencionas a Stone... Fíjate que es uno de mis protagonistas más "canvernícolas", y aun así creo que siempre le da la última palabra a Siah, inclusi aunque él no sé de cuenta. Espero que lo disfrutes muchísimo y me cuentes qué te ha parecido.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Hola!
    Me encanta leerte, tu narrativa es fresca, te atrapa,, regalas risas entre tus líneas y es algo que me gusta de esta tipología de novelas.
    La serie no me quieres, no te quiero y su desenlace me han cautivada, al igual que la biología más que un verano,..mi pregunta,..no habrá libro par Teo y Marta??espero que si!!
    Una fiel seguidora
    ��

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Alba! Muchísimas gracias por tus palabras, me encanta saber que te han gustado tanto. Sobre Marta y Teo, mi idea es que tengan su propia historia, aunque antes tengo que terminar con otros proyectos. ¡Un beso!

      Eliminar